Limpieza facial profunda casera para cutis graso

¿Por qué comprar mascarillas comerciales cuando podemos hacer nuestras propias mascarillas en casa? Esto nos permitirá el ahorrar dinero, ayudar al medio ambiente y evitar exponer nuestra piel a miles de toxinas que pueden ser encontradas en los productos comerciales.

Además, es probable que tengamos muchos de los ingredientes en nuestra cocina o despensa.

Cuando se tiene un exceso de aceite en nuestra cara, esto nos deja una sensación grasosa e incómoda, sin dejar de mencionar el problema vinculado a todo esto, como es la aparición de acné, aunque claro, no todo es negativo, ya que aquellas personas que tienen este tipo de piel, suelen tener una imagen de juventud que se mantiene en el tiempo, debido a que son menos propensas a la aparición de arrugas prematuras.

Limpieza facial profunda con té verde, harina de arroz y jugo de limón

Esta mascarilla casera nos permitir el generar una limpieza facial profunda la cual será capaz de absorber ese exceso de grasa y sebo que se encuentra sobre nuestra piel, especialmente gracias al uso del harina de arroz.

Por el lado del uso del té verde, este cuando se aplica directamente sobre la piel, se dice que es capaz de reducir la producción de sebo, mientras que el jugo de limón se utiliza para hidratar y tonificar nuestra piel aceitosa, dejando que esta se vea brillante y saludable.

Limpieza facial profunda

Limpieza facial profunda

Instrucciones
Lo primero que debemos hacer, es preparar un delicioso té verde y dejar que este se enfríe. Mezclaremos bien tres cucharadas frescas de este té verde ya frio, con cerca de tres a cuatro cucharadas de harina de arroz. Agregaremos una cucharadita de jugo de limón hasta que se forme una pasta suave y la cual sea fácil de untar, es importante que esta pasta suave no tenga una consistencia líquida. Si la pasta queda demasiado espesa, a la mezcla se le puede agregar más té para diluir su consistencia.

Lavaremos nuestra cara y secaremos nuestro rostro suavemente con un paño suave y limpio. Tras tener la piel limpia, es hora de aplicar la mascarilla sobre nuestro rostro, en donde le mantendremos sobre la piel por cerca de 20 minutos antes de enjuagar con agua fría. Enjuagaremos la mascarilla de nuestra cara con abundante agua, frotando los residuos para exfoliar de esa manera la piel.

Finalmente aplicaremos una crema hidratante para terminar con la limpieza facial.

Mascarilla facial de té verde y jugo de limón

El té verde es capaz de actuar como un potente antioxidante natural que es capaz de protegernos de rayos UV. Se encuentra lleno de minerales, algo que es capaz de nutrir la piel y combatir los signos del envejecimiento. Por el lado del jugo de limón, este contiene una gran cantidad de vitamina C, por lo que es capaz de reforzar el desarrollo de colágeno. También contiene ácido cítrico, un tipo de componente que es capaz de cerrar los poros de nuestra piel y suavizar. Su contenido de potasio ayuda a mantener la hidratación. También se considera como una rica fuente de luteína, un componente que es capaz de aumentar los antioxidantes naturales sobre la piel para de esa manera combatir el envejecimiento y aumenta las defensas contra los rayos UV.

Instrucciones
Lo que debemos hacer es tomar dos cucharadas té verde frio, mezclarle con media cucharadita de jugo de limón recién exprimido y una pizca de polvo de cúrcuma. El polvo de cúrcuma es conocido por contar con propiedades antiinflamatorias que son capaces de luchar contra el acné, eczema y otras afecciones de la piel. También es capaz de actuar como un potente antioxidante para aclarar puntos oscuros, manchas, manchas solares, etc.

Debemos mezclar bien todos los ingredientes al interior de un bol.

Con la ayuda de una bola de algodón, aplicaremos la mascarilla por toda nuestra cara limpia. Esperaremos por algunos minutos para que se seque y repetiremos hasta aplicar todo el producto sobre nuestra piel. Cuando se termine, dejaremos que la piel repose en nuestra cara por unos 10 minutos. Pasado los 10 minutos, retiraremos el producto de nuestra piel con agua fría.

Si el polvo de cúrcuma dentro de este tratamiento de limpieza facial profunda llegase a dejar manchas en la piel, utilizaremos azúcar como un exfoliante para retirar la cúrcuma de la piel.

Leave a Comment