Cómo prevenir la sordera y los problemas de audición

Los oídos son órganos sensibles que a diario podemos dañarlos sin percatarnos de esto. La exposición a fuertes ruidos es un claro ejemplo de esto, el que no sólo puede causar la pérdida parcial de la audición, sino que también provoca otras consecuencias como: trastornos cardíacos y perturbación del sueño. Razones más que suficientes para prevenir la sordera y conocer los tipos de hipoacusia que pueden existir, pues no todos generan los mismos síntomas ni son atribuidos a las mismas causas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 466 millones de personas aproximadamente, en todo el mundo padecen pérdida de audición discapacitante, y entre ellos, 34 millones son niños. Cifras alarmantes si analizamos que condiciones tan rutinarias como escuchar música a su máximo volumen o utilizar inapropiadamente la bocina del automóvil son las causantes, lo que se puede producir incluso en edades tempranas.

Tipos de hipoacusia, síntomas y causas

Cuando se habla de hipoacusia, en palabras simples, se hace alusión a la pérdida auditiva por diferentes razones. Por esto, la sordera, como es comúnmente conocida esta condición, se puede clasificar en diferentes categorías.

Hipoacusia neurosensorial: este término describe dos problemas diferentes en una misma persona. El primero atañe la pérdida sensorial al oído interno y el segundo, habla de la pérdida neural que afecta al nervio auditivo. Todo esto causado por el daño de las fibras nerviosas en el oído interno.

Cabe señalar que este problema auditivo provoca síntomas como: escuchar ciertos sonidos demasiado fuertes, dificultad para continuar una conversación, dificultad para escuchar en áreas ruidosas, mayor dificultad para escuchar las voces de los hombres que de las mujeres y zumbidos en los oídos, entre otros.

Tipos de hipoacusia

Hipoacusia conductiva: esta pérdida de audición, ocurre debido a un problema mecánico en el oído externo o el oído medio. Y entre las causas de este, -uno de los tipos de hipoacusia más comunes- se relaciona con que tres minúsculos huesos del oído (osículos) no están conduciendo el sonido se forma apropiada, aunque otra posible causa, es que el tímpano no está vibrando en respuesta al sonido.

Pero si hablamos de los síntomas de esta disminución auditiva, principalmente este se relaciona con no escuchar el habla de otra persona, pues se vuelve inteligible, específicamente cuando el volumen no es lo suficientemente alto.

Hipoacusia mixta: este padecimiento es una mezcla de los tipos de hipoacusia anteriormente mencionados, por esto, su severidad puede variar de leve a grave. Esto explica por qué se puede señalar que para las personas con hipoacusia mixta, los sonidos suelen ser más bajos de volumen y además más difíciles de entender.

En cuanto a las causas de esta pérdida auditiva, una lesión en el oído medio o externo, factores genéticos, sobre exposición al ruido y ciertos medicamentos son los que principalmente provocan esta condición.

Consejos simples para prevenir la sordera

Aunque los tipos de hipoacusia que cada persona pueda padecer, están determinados exclusivamente por un diagnóstico médico, siempre es importante conocer algunos consejos que nos ayuden a cuidar nuestros oídos.

1. Limitar el tiempo de exposición a ruidos excesivamente altos y tener descansos auditivos periódicos cuando la exposición sea inevitable.

2. Utilizar cascos y materiales especiales que permitan aislar el ruido, sobretodo en aquellos casos donde las labores profesionales lo requieren.

3. Utilizar auriculares para escuchar música con un bajo volumen que no supere el 60% del máximo permitido.

4. Se recomienda la visita a un especialista de otorrinolaringología para descartar daños de forma periódica.

Leave a Comment