Consejos para la osteoartrosis de la rodilla

A medida que envejecemos, el cartílago en nuestras rodillas puede desgastarse, desencadenando en una osteoartritis y dolor de rodilla que se inflama cuando caminamos o realizamos otras actividades cotidianas como cuando subimos escaleras. A menudo nos recetan medicamentos, como antiinflamatorios, corticoesteroides, hialuronato sódico e inyecciones, para tratar el dolor de rodilla de la osteoartritis.

Pero esas no son nuestras únicas opciones. Los remedios naturales también se pueden utilizar para aliviar el dolor de rodilla y mejorar nuestra calidad de vida, a menudo en combinación con tratamientos convencionales. Prueba estos consejos para aliviar el dolor de rodilla, solo asegúrate de hablar con tu médico antes de analizarlos.

Perder peso

En el suelo nivelado, cada paso que damos ponemos presión en las rodillas igual a una vez y media de nuestro peso corporal, esto según la Escuela de Medicina de Harvard. Añade escaleras y la presión sobre las rodillas aumenta al doble o al triple de nuestro peso corporal. Es por eso que es importante bajar de peso si tienes sobrepeso y mantener un peso saludable una vez que llegues a tener un problema en las articulaciones, en este caso, nuestras rodillas. Bajar de peso también hace que sea más fácil estar activo, y mantenerse activo es mejor para las articulaciones de la rodilla que permanecer quieto, al menos así lo señalan los especialistas.

Realizar ejercicios de forma regular: Las personas con osteoartritis de la rodilla a menudo rehúyen del ejercicio porque puede doler, pero estar en forma aeróbicamente y mantener la fuerza muscular es muy importante para evitar la atrofia muscular que puede empeorar los síntomas. De hecho, según una revisión de investigación publicada en mayo de 2019 en los Anales de Medicina Física y de Rehabilitación, alrededor de ocho semanas de ejercicio pueden reducir el dolor en personas con osteoartritis de rodilla y cadera mientras aumenta su calidad de vida.

La Fundación de Artritis le dice a la gente que haga mini-squats, así como estiramientos cuádruples e isquiotibiales para ayudar a mantener las rodillas fuertes. Comience lentamente y aumente el número de repeticiones que hace. También puede trabajar con un fisioterapeuta para adaptar los ejercicios a su condición.

Consuma una dieta saludable y antiinflamatoria: La osteoartritis también implica inflamación de las articulaciones de la rodilla, “por lo que parece prudente que las personas coman una dieta que reduzca las inflamaciones, dice Kim Larson, una especialista certificada por la junta en dietética deportiva, fundadora de Total Health, una consultora de nutrición y una ex portavoz de la Academia de Nutrición y Dietética. Elija una variedad de frutas y verduras que son altas en fitonutrientes, incluyendo antioxidantes que combaten la inflamación como vitaminas C, D, y E y selenio. También estos alimentos destacan porque son considerados bajos en calorías, por lo que una dieta que los favorece te ayuda a perder peso, dice Larson. Agregue al menú pescados grasos de agua fría, tales como lo son el salmón, el atún, caballa y arenque. Son altos en ácidos grasos omega-3, también conocido por tener propiedades antiinflamatorias.

Leave a Comment