El deporte y su impacto en las enfermedades sexuales

Las relaciones que existen entre el deporte y la sexualidad en los varones han sido investigadas por muchas décadas. Lo anterior se debe a que las actividades deportivas promueven las relaciones sociales, mejoran la salud y pueden llevar a mejorar la sexualidad.

Incluso si el tema no se ha masificado como si ha sucedido con otros estudios, hay que tener en cuenta dos cuestiones principales: Si el ejercicio físico y el deporte influyen positiva o negativamente en nuestra salud y el comportamiento sexual y/o si el comportamiento sexual puede afectar el rendimiento en un determinado deporte.

El ejercicio físico pueden influir positiva o negativamente, esto desde el punto de vista de la función del eje hipotálamo, hipófisis testicular y, consecuentemente, en la salud reproductiva y sexual de una persona. Pero todo esto no es tan sencillo, esto depende de factores individuales como los factores genéticos y epigenéticos, además de diferentes variables involucradas en la práctica de las actividades deportivas. El tipo de deporte, la intensidad de este ejercicio y la duración de este, además del dopaje, es decir si se usan sustancia para mejorar el rendimiento, la nutrición que tiene una persona, el consumo de suplementos, la psicología, carga alestática, etc.

Si todo se realiza de buena manera, las actividades motoras y deportivas podrían tener efectos beneficiosos sobre la salud sexual en las personas, especialmente en los hombres.

Problemas sexuales solucionados

Mejores ejercicios para reducir la barriga

Una de las terapias naturales que más han ganado popularidad en los últimos años cuando se tienen problemas en lo sexual, es el mejorar nuestro estado físico. Por ejemplo, cuando se sufre de disfunción eréctil, esta puede ser mejorada al mejorar precisamente la circulación de la sangre. Entre los diferentes cambios de estilo de vida que un profesional nos obligara a tener, la actividad física regular es fundamental para controlar el inicio de la disfunción eréctil. Sobre este problema, se pueden encontrar más tratamientos recomendados en este sitio web.

Por otro lado, hay casos mucho más extremos, casos negativos, en donde el deporte competitivo puede conducir a generar daños en lo que es el aparato reproductor masculino, lo que llevara a problemas como disfunciones, dolor en la zona genital, hipoestesia de los genitales, hipogonadismo, alteración en lo que es el impulso sexual, etc.

También hay lesiones que son recurrentes entre deportistas, por ejemplo, se tiene el trauma que se genera en los genitales externos, un tipo de trastorno que se puede generar por cosas tan simples, o mejor dicho, por ejercicios tan simples como el andar en bicicleta, esto producto por la silla de montar.

También muchos deportistas ven su vida sexual afectada producto del consumo de sustancias para precisamente mejorar el rendimiento durante los ejercicios. También se piensa que las actividades sexuales realizadas poco antes de una competición deportiva podrían influir de manera negativa en el rendimiento deportivo. Debido a los pocos datos existentes, es aconsejable evitar una abstinencia sexual absoluta antes de una competencia, pero podría ser recomendado no tener relaciones sexuales pocas horas antes de realizar un deporte de alto rendimiento.

Leave a Comment