Beneficios de la masturbación femenina y el uso de consoladores

Comparado con lo que es la masturbación masculina, la masturbación femenina es considerablemente menos común dentro de la sociedad. De acuerdo con encuestas que se han hecho en territorios como los Estados Unidos, solo el 39 por ciento de mujeres entre los 18 a 60 años de edad reportaron masturbarse durante un año, todo esto en comparación con un 61 por ciento de hombres que reconoció hacerlo de manera habitual.

Sin embargo, a pesar de las cifras tan bajas, hay múltiples beneficios relacionados con la masturbación femenina, y con la práctica vinculada a las múltiples técnicas de masturbación, especialmente para las mujeres mayores.

A medida que se envejece, el cuerpo llega a sufrir de múltiples cambios físicos los cuales pueden afectar a la vida sexual. La buena noticia es que estos cambios no son realmente negativos. El envejecimiento podría llegar a tener efectos positivos sobre la sexualidad. Algunas mujeres, por ejemplo, informan que sienten una mayor libertad a la hora de disfrutar del sexo más a medida que envejecen y no cuentan con problemas como lo es el control de la natalidad. Otras mujeres llegan a experimentar cambios emocionales o físicos que pueden hacer que el sexo sea menos placentero.

Un problema común es que las mujeres mayores experimentan cambios físicos en la vagina. Cuando la mujer envejece, su vagina se hace más más estrecha. Además, sin suministros regulares de estrógeno, las paredes de la vagina pueden llegar a ser delgadas y rígidas. Por esta razón, es común experimentar sequedad vaginal.

Es en esos momentos en donde la práctica de la masturbación puede ayudar a remediar algunos de estos problemas estimulando el cerebro a la hora de producir cambios físicos en la vagina. La masturbación, que puede incluir la estimulación del clítoris, la uretra y la vagina, activa varias vías neurales responsables de la hinchazón del clítoris, congestión vaginal, alargamiento de la vagina y la lubricación.

masturbacion femenina

La edad puede no ser la única razón para presentar este tipo de sequedad y el dolor durante el acto sexual. Con la edad una falta de excitación sexual también puede contribuir a generar problemas. La práctica de técnicas de masturbación y una excitación sexual con mayor frecuencia puede ser especialmente beneficiosa para mujeres mayores que experimentan una menor lubricación y malestar durante el acto sexual.

Y para las mujeres que ya no tienen una pareja sexual activa, producto de que se encuentran divorciadas, viudas, o tienen una pareja que de alguna manera está enferma, la masturbación puede ser un sustituto satisfactorio.

Para saber más de las opciones en el mercado para estimular la masturbación femenina, el visitar esta página de consoladores para mujeres puede dar una guía clara.

El tipo de excitación sexual

Las múltiples investigaciones nos dicen que no hay diferencias realmente entre las mujeres premenopáusicas y posmenopáusicas cuando se habla de lograr la excitación. Cuando los investigadores han examinado la congestión vaginal, esto en respuesta a la estimulación erótica, han encontrado que las mujeres de edad son tan capaces de ser excitadas cuando se encuentran sexualmente estimuladas como sucede con las mujeres más jóvenes.

Si los problemas tales como el presentar una sequedad vaginal se están haciendo incómodo o se encuentran interfiriendo con lo que es la vida sexual, entonces se puede querer intentar técnicas de la masturbación. Pero siempre hay que asegurarse de abordar cualquier sentimiento de culpa que se pueda tener cuando se trata de masturbarse. Esto porque la masturbación femenina se puede utilizar para compensar una falta de satisfacción sexual, en donde se recomienda el evitar el uso de la masturbación como una forma de enmascarar problemas que se pueden estar teniendo con nuestra pareja sexual.

Leave a Comment