Soluciones para la sordera es posible con los implantes baha

El audífono anclado óseo, conocido como BAHA por sus siglas en ingles, es un dispositivo que se implanta quirúrgicamente y se encuentra diseñado para ayudar a las personas que cuentan con pérdida auditiva. La mayoría de los audífonos convencionales transmiten el sonido a través del medio de conducción de aire. BAHA es capaz de estimular la cócleara transmitiendo ondas sonoras a través de los huesos de nuestro cráneo, evitando de esa forma al oído externo y medio. Una vez que la cócleara recibe señales sonoras, esta información se convierte en señales neuronales y se transfiere a nuestro cerebro, donde se percibe como sonido.

Los pacientes que cuentan con afecciones crónicas en el oído medio o que cuentan con problemas en el oído externo o defectos congénitos y que no pueden usar audífonos pueden ser candidatos para un implante baha. Una segunda categoría de candidatos son aquellos pacientes que cuentan con lo que se conoce como sordera unilateral.

Lo anterior incluye a los pacientes que pierden la totalidad o gran parte de las audiencias en un oído, en los que un audífono convencional no es útil, pero tienen una buena audición en el otro. Un implante BAHA puede proporcionar una excelente alternativa auditiva para los pacientes que no pueden beneficiarse de un audífono tradicional, o en otras palabras, para un oído que es no se encuentra asistido con un audífono convencional.

implantes baha

El sistema Baha, que se basa en la conducción ósea, utiliza un implante de titanio, el cual se coloca en el hueso del cráneo detrás del oído que no funciona. Un pilar conecta el procesador de sonido con el implante en el hueso. Esto crea una conducción ósea directa. Por el contrario a lo que sucede con los conductores óseos tradicionales se conectan indirectamente al hueso a través de la piel y funcionan ejerciendo presión contra nuestra cráneo. Toda esta conducción ósea que se produce en el cráneo, proporcionada por Baha, puede entregar un mejor acceso al sonido en comparación a lo que se logra con conductores óseos tradicionales porque el sonido no se debilita al pasar a través de la piel, músculo y grasa que cubre la cabeza.

Una de las razones por las que el sistema Baha funciona tan bien es debido a que cuenta con un diseño simple. El sistema Baha combina un procesador de sonido con un pilar y un pequeño implante de titanio. El implante se coloca detrás de la oreja que no funciona. La cirugía es menor, y los beneficiarios de Baha reportan una amplia gama de ventajas sobre otros dispositivos auditivos.

Después de un período de dos meses en adultos y seis meses en caso de los niño, el implante osseo quedara integrado con el hueso. El procesador de sonido ahora puede estar conectado al pilar, lo que permite al destinatario escuchar con el sistema Baha completamente en su lugar por primera vez.

El audiólogo nos explicará las diversas funciones del procesador de sonido, y demostrará aquella técnica necesaria para la eliminación y montaje del procesador. De igual manera, el conectar y desconectar el procesador de sonido es muy sencillo.

Leave a Comment