Ultrasonidos portátiles para fisioterapia

Un malentendido común que sucede con los tratamientos de fisioterapia, es que muchos piensan que solo se limitan a técnicas de masaje. Esto por supuesto, no es cierto, debido a que los métodos modernos permiten aplicar la fisioterapia de una manera mucho más efectiva, por ejemplo, uno de estos métodos utilizados, es el de la terapia de ultrasonido.

La terapia de ultrasonido

La terapia por medio de ultrasonido es una electroterapia la cual se ha utilizado en prácticas de fisioterapia por muchos años. Esta es utilizada principalmente para generar un efecto no termal en donde las ondas sonoras de alta frecuencia causan vibraciones y movimiento de fluidos celulares.

Los beneficios que se logran por medio de un tratamiento con ultrasonido incluyen el mejorar la tasa de curación de ciertos tejidos blandos, además de que se piensa que aumenta el flujo sanguíneo de un área con el fin de acelerar el tiempo de resolución del proceso inflamatorio. Se busca estimular la producción de colágeno, que es la principal proteína en tendones y ligamentos, esto durante la cicatrización tisular.

Las lesiones comunes que son tratadas por medio del ultrasonido son la bursitis, tendinitis, tensión muscular, osteoartritis, lesiones de ligamentos y tendones.

Ultrasonidos portátiles para fisioterapia

Ultrasonidos portátiles para fisioterapia

Por lo general, hay que añadir una cantidad de gel en la zona del cuerpo que se tratará. Luego un transductor se adjunta a la máquina de ultrasonido, la cual se coloca sobre el gel y se mueve en pequeños círculos. En la actualidad, el uso de un ultrasonido portátil para fisioterapia es una de las maneras más comunes de generar los tratamientos.

Lo más probable es que no se sienta nada durante el tratamiento de ultrasonido. Si se llega a experimenta malestar o dolor, esto se tiene que hacer saber inmediatamente a nuestro fisioterapeuta.

Es segura la fisioterapia de ultrasonido; La terapia de ultrasonido se considera como una técnica segura e inofensiva. Sin embargo hay situaciones en donde este tipo de terapia de ultrasonido no es algo recomendado. Nuestro fisioterapeuta cualificado se asegurará de cuál es la técnica adecuada para nosotros, algo que siempre será discutido con el paciente. Algunos ejemplos en los que definitivamente no se debe utilizar este tipo de tratamiento son en zonas del cuerpo afectada por el cáncer, mujeres embarazadas y niños.

Al igual que sucede con todos los equipos médicos, cuando son utilizados por profesionales entrenados, el ultrasonido es muy improbable que cause efectos adversos. De igual manera, siempre se recomienda el consultar a nuestro fisioterapeuta para conocer su opinión experta sobre el mejor tratamiento de la lesión.

Los estudios han logrado demostrar que la fisioterapia actual en donde se utiliza el ultrasonido puede mejorar síntomas y generar una curación en varias condiciones suaves del tejido.

Por otro lado, es bueno señalar que un tratamiento típico de ultrasonido tardará entre tres a cinco minutos. En los casos en donde la cicatrización de un tejido es la meta buscada, este tiempo de tratamiento puede ser mucho más largo. Durante el tratamiento el cabezal de la sonda de ultrasonido se mantiene en constante movimiento. Si se mantiene en movimiento constante, el paciente no debería sentir malestar en absoluto.

Leave a Comment