Restaurar el tono muscular en el postparto

Para la mayoría de las mujeres, los primeros meses después del parto pueden ser una verdadera montaña rusa de emociones, llegando incluso a pasar por sentimientos agotadores.

Si se es como la mayoría de las mujeres, entonces tras el parto, es posible que el tono muscular del cuerpo sea menor que al habitual. Esto se debe a que los efectos de la lactancia materna, además de los cambios físicos en nuestro cuerpo como lo es el aumento de peso adicional y la aparición de un vientre postparto, son elementos casi inevitables.

Pero por suerte hay buenas noticias para las mujeres tras el parto. La clave es saber qué esperar en términos de cambios físicos en nuestro cuerpo, y lo que realmente se puede hacer para recuperar tono muscular tras el parto.

Los cambios durante y después del embarazo

La composición corporal cambia durante el embarazo. Durante el embarazo y después del parto, los dos grandes cambios en la composición del cuerpo son una ganancia en masa corporal y lo que se conoce como diastasis.

Aumento de la masa grasa

Además del peso de nuestro bebé, el aumento de peso durante el embarazo es el peso que se combina entre el útero agrandado y los pechos, la sangre adicional, placenta, líquidos amnióticos y almacenajes adicionales de grasa.

Esto se debe a que intuitivamente nuestro cuerpo sabe que la madre necesitada de un tejido adiposo extra para el desarrollo del bebé y la posterior lactancia materna.

Una forma de controlar todo este tema, es el producto de Epi-no. Este es un dispositivo que permite el ejercitar la musculatura del piso pélvico, todo esto para lo que es la preparación al parto y de paso, poder restaurar lo que es el tono muscular en el postparto.

Restaurar el tono muscular

Epi-no es un dispositivo que logro ser desarrollado en una colaboración con ginecólogos y pacientes.

En el momento en que se da a luz, la madre pierde una porción enorme de lo que es el peso que se ganó. Esto porque el bebé, placenta, la sangre adicional y los líquidos se retiran. Se estima que en un plazo cercano a las seis semanas, el útero se reducirá en tamaño y volverá a lo que es el peso antes del embarazo.

Diastasis

Un impacto importante que el embarazo puede tener en el cuerpo es algo que se conoce como estiramiento del músculo abdominal, o diastasis.

La diastasis es algo común después de embarazo pero el grado y la localización de la separación abdominal varían de una mujer a otra.

A medida que nuestro embarazo progresa, el útero hará espacio para el bebé en crecimiento, lo que a su vez hace que los músculos abdominales se estiren y parezcan flácidos. Afortunadamente, la diastasis recta no se encuentra relacionada con complicaciones para la madre o el bebé.

El grado de diastasis puede declinar después del parto, pero casi siempre no desaparecerá completamente por sí solo. En pocas palabras, los músculos abdominales se ven debilitados.

Nuestro plan de acción

Aparte de usar Epi-no, debemos conocer otras cosas. Por ejemplo, una dieta alta en glucemia durante el embarazo es más probable que produzca un aumento de peso excesivo y bebés con sobrepeso. Mientras que la ingesta de carbohidratos bajos en glucemia se encuentra asociada con el aumento de peso dentro del rango normal.

Si se está planeando un embarazado o se está embarazada, se tiene que prestar atención especial a la calidad de los alimentos.

Los médicos a menudo aconsejan a las mujeres que eviten dietas drásticas durante las primeras cuatro a seis semanas después del parto. Además hay que darle al cuerpo la posibilidad de que se recupere. Además, el perder peso drásticamente puede generar problemas con la generación de leche.

Antes de ir a un régimen de dieta o programa de ejercicios, se recomienda el consultar primero con nuestro médico.

Leave a Comment